jueves, 14 de enero de 2010

Nueva pérdida patrimonial en la comarca


Jueves 14 de enero, mañana húmeda y lluviosa, triste.

En mi desarrollo de la investigación sobre la desaparecida Presa de San Marcos y Rodrigo Abril, entre Villacelama y Valencia de Don Juan, me acerco hasta Cabreros del Río para localizar el "Molino de Arriba".

Al "Molino de Abajo" ya lo había descubierto hace años. Magnífico, construido con adobe y tapial sobre entramado de madera. Una joya de la arquitectura tradicional.

Yendo hacia Cabreros, desde Fresno, busco con mi mirada la silueta del molino de barro y descubro la desgracia. Las cubiertas se han desplomado y sobre los muros que consiguen mantenerse en pié se observa una coloración oscura, negruzca. No hay duda, el molino se ha incendiado, ¡no puede ser!

El camino está encharcado, es un lodazal, pero decido entrar con mi coche. A duras penas llego hasta el molino. Aún huele a quemado. Parte de las vigas siguen desprendiendo el olor de la tragedia. Todo se ha colapsado, destruido. Sólo se mantiene en pié el transformador, lo más moderno del conjunto.

Camino alrededor de las ruinas sin todavía poder creerlo. Saco la cámara y tiro unas fotos. Me vuelvo al coche... Ojalá fuese una pesadilla pero ya estoy despierto.

1 comentario:

José Manuel Feliz dijo...

Saludos:

Sin duda es una tragedia el abandono sistemático de edificios representativos y emblemáticos de formas de ocupación o de actividades ligadas directamente al campo.

Creo que realizas una labor magnífica acercando a otras personas estas formas de vida, del pasado, y el conocimiento por medio de tu blog de edificaciones industriales singulares que creo que debieran figurar en los Catálogos Urbanísticos de algunas localidades que ya disponen de un instrumento de ordenación de carácter general.

Ánimo

http://urbanismodesdebenavente.blogspot.com/