lunes, 18 de abril de 2011

Días para el recuerdo en La Coruña

Estoy pasando unos días en La Coruña, disfrutando de esta bella ciudad y de una climatología verdaderamente veraniega, muy agradable. Además de aprovechar para visitar museos y monumentos, y de consultar bibliotecas y archivos, he tenido tiempo también para disfrutar de momentos de ocio, creo que merecidos.

El viernes visitamos Marineda City, un enorme centro comercial que se había inaugurado el día anterior, siendo por superficie el más grande de España y tercero de Europa. Una pasada, pues su arquitectura es impresionante como podéis observar en la fotografía de debajo.

Ayer, Domingo de Ramos, aproveché para dar un buen paseo por la Ciudad Vieja, maravillosa. Fui en primer lugar hasta el Jardín de San Carlos, un antiguo fuerte militar donde reposan los restos de Sir John Moore, el general británico que murió en la Batalla de Elviña luchando contra los franceses en 1809. El lugar impresiona y se respira la Historia, pues además justo allí se encuentra el Archivo del Reino de Galicia.

Luego me acerqué hasta la inmediata iglesia de los Franciscanos u Orden Tercera. En su interior pude contemplar varios de los pasos de la Semana Santa de La Coruña, listos para procesionar. La Pasión coruñesa o herculina no es muy conocida ni destaca por sus grandes tallas y desfiles, pero en mi visita pude disfrutar de elementos interesantes.

Siempre me he preguntado por qué me atrae tanto la Semana Santa. No soy una persona religiosa, tengo mis creencias pero no practico cultos. Sin embargo, la Semana Santa me fascina, no sé si será por las imágenes, si por el embrujo de las procesiones... Bueno, lo cierto es que a las siete de la tarde salió la procesión del Ecce Homo Cautivo, organizada por la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, y decidí contemplarla en varios puntos, haciendo numerosas fotos.

Ciertamente observé que la Semana Santa de La Coruña no se asemeja a la de León en cuanto a número de braceros o portadores, pues allí son pocos los que llevan los pasos, al igual que escasa es la concurrencia que suscita los actos. Tampoco se refleja en ella las andas o tronos despampanántes y grandiosos, sino que son sencillos, como lo eran tradicionalmente en todos los sitios hace décadas. La ornamentación floral, es escasa y poco afortunada, ciertamente. Tiene influjos andaluces como las saetas y la propia imagen central de la procesión (salía además un San Juan). Eso sí, me cautivó -nunca mejor dicho- la bellísima figura del Ecce Homo Cautivo, obra del sevillano Guillermo Martínez Salazar
incorporada a la Semana Santa de La Coruña en 2006. Talla con magníficos rostro y manos. He leído que la túnica, negra, fue creada por Teresa Rego empleando terciopelo alemán y encajes de Camariñas con hilo de oro.

Muchas vivencias que anoto en mi blog para dejar constancia de ellas y recordarlas en el futuro, ya preparando la maleta para regresar a tierras leonesas.


Marineda City, interior.

La estatua de Moore contempla su venerada tumba.

El Ecce Homo Cautivo llevado por las calles coruñesas.

2 comentarios:

Marlen dijo...

La Semana Santa Leonesa, Castellana, Zamorana... tienen un encanto especial que las hace diferentes del resto.
Me guardo tu recorrido por A Coruña para cuando vaya.

Irma dijo...

Pásalo muy bien.

Saludines utópicos, Irma.-