martes, 20 de octubre de 2009

Una semana después, prosigue el derribo

Aunque pudiera parecerlo, no, no se trata de una instantánea tomada en una catástrofe natural o un conflicto bélico, se trata del centro de Valencia de Don Juan, esta misma tarde-noche.
La lluvia tampoco ha frenado el derribo y la máquina ha continuando impasible mordisqueando el viejo depósito de aguas. Esto no es demagogia, como dice el señor alcalde, es sentimiento, pero del verdadero, no del que ellos -los miembros de la actual Corporación- dicen sentir también por este elemento constructivo.
Porque valor o importancia patrimonial no le otorgan alguna, a pesar de que, reiteramos, una comparativa con otras traídas de agua le hacía destacar, incluso estéticamente. Porque los depósitos reguladores de agua suelen ser feos, funcionales, simples... y éste tenía un cuidado acabado poco frecuente.
Así que nada de demagogia; lo que insto es a que publiquen los informes para conocer el estado real de esta infraestructura, pues nos parece que su peligrosidad y amenaza (dice el alcalde en el último ESLA) no se ajusta a la realidad, al menos de manera inminente.

2 comentarios:

jmá dijo...

Estaba a puntito de disfrutar su jubilación después de 65 años y la corporación coyantina, que preside Juan Martínez Majo, se lo ha calzado por el artículo 33.

MarySol dijo...

mis ojos no salen de mi asombro...¿sabes? cada vez que vuelvo al pueblo siento que todo lo que me encantaba de pequeña y no tan pequeña ha desaparecido...¿qué les diré a mis nietos?