lunes, 4 de agosto de 2008

La Junta ordena excavar arqueológicamente en el solar de la plaza Santo Domingo

I
El martes 29 de julio se reunió la Comisión de Patrimonio y acordó ordenar la realización de excavaciones arqueológicas en el solar de la plaza Santo Domingo integrado dentro del yacimiento arqueológico "Castro Coviacense".
I
Es la única noticia que conocemos, y gracias a la prensa escrita (verla en Diario de León). Por el momento no tenemos ningún tipo de información oficial, a pesar de haber sido gracias a nuestra denuncia la paralización de las obras de desescombro del solar para la construcción del edificio previsto.
I
Desconocemos a que empresa de arqueología se va a encargar la excavación y cuándo se va a iniciar la misma. Sentimos no poder informarles, pero nosotros somos los primeros en carecer de datos.
I
Sí queremos aprovechar para desmentir las acusaciones hacia el arqueólogo territorial de la Junta de Castilla y León, Julio Vidal. Es indigno que desde la propia Junta le otorguen toda la responsabilidad y pienso que le están utilizando como chivo expiatorio.
I
Era obligación del Ayuntamiento de Valencia de Don Juan advertir literalmente de la existencia del yacimiento en la documentación enviada, ya que es su PGOU quien lo recoge. Pero desde el Ayuntamiento coyantino no se hizo ninguna advertencia, es más, todo parece indicar que se han buscado las fechas 'adecuadas' para gestionar el asunto de este solar aprovechando una baja de paternidad del arqueólogo de la Junta, quien, de ese modo, no pudo informar sobre la existencia del yacimiento.
I
Por tanto, para nosotros hay dos verdadeos responsables, y no son técnicos: el Ayuntamiento coyantino y la Junta de Castilla y León. El concejal Mariano Fernández no es serio en sus declaraciones, eludiendo responsabilidades en este asunto, ya que los Ayuntamientos son quienes deben velar por la defensa de su patrimonio histórico, cultural y arqueólogico, porque aunque la última palabra la tenga la Comisión de Patrimonio Cultural de la Junta, son los municipios quienes deben consignar en los proyectos e informes la advertencia de que existe un yacimiento o un edificio protegido. Si no lo hacen son los principales causantes de la pérdida de ese bien, y por tanto los primeros culpables. Y a punto hemos estado, de nuevo, de destruir otro pedazo de nuestra historia.